>

lunes, abril 30, 2007

Largar por largar

- Hola, amantes de la noche. Soy Gemma Juerga. De nuevo con vosotros, en la radio, con nuestro, vuestro programa: Largar por largar. Pasemos a la primera llamada:
- ¿Buenas noches?
- Hola, Gemma.
- ¿Cómo te llamas?
- Luis.
- Cuéntame, Luis.
- Verás, yo llamo porque creo que mi mujer me engaña y no sé qué hacer.
- ¿Por qué crees eso?
- Pues la pasada noche discutimos y cogió la puerta y se fue, diciendo que iba a acostarse con el primero que se encontrara en un bar.
- Y, ¿no lo hizo?
- Yo creo que sí, volvió por la mañana.
- Entonces tranquilo, no tienes de qué preocuparte, dijo que iba a acostarse con otro y lo hizo, así que no te ha engañado. Siguiente llamada: ¿hola?
- Hola, Gemma.
- ¿Cómo te llamas?
- Alvaro.
- Dime Alvaro.
- Bueno, pues, yo siempre he sido una persona optimista, siempre veo la copa del sujetador medio llena, no medio vacía. Pero últimamente tengo una racha de mala suerte. Me han echado del trabajo, mi mujer me engaña, he tenido un accidente de coche, he cogido una enfermedad venérea, y quería que los oy....
- ¿Alvaro? ¿Alvaro?.... Qué mala suerte, se ha cortado la llamada. Tendremos que pasar al siguiente oyente. ¿Hola?
- Hola, Gemma, me llamo Antonio.
- Cuéntame, Antonio.
- Verás, hace un año hice algo que no me deja dormir por las noches. No puedo olvidarlo. Fue como he dicho, de noche. Estaba yo con tres colegas, encerrados en casa, y empezamos a largar y largar, y al final decidimos hacerlo. Lo echamos a la pajita más corta. Yo fui el elegido (me corrí el primero). Entré en la tienda mirando hacia todas partes. Creía que todo el mundo me estaba mirando. Miré dónde estaban las cámaras de seguridad. Perfecto, ninguna cámara apuntaba a la estantería elegida. Con un rápido movimiento y mirando alrededor disimuladamente para ver si me veían, lo cogí y me lo metí al bolsillo. Salí directamente, quizá demasiado deprisa para mi seguridad. En la calle miré mi botín y se lo enseñé a mis colegas que me esperaban fuera:... el chicle era mío. Ahora me invade el remordimiento, ¿debería devolverlo? Pero ya me lo comí. ¿Qué puedo hacer?
- Bueno, Antonio. Dejemos que los oyentes te contesten. Si alguien quiere decirle algo al gil..., a nuestro amable oyente, que nos llame. Pero ya será mañana, buenas noches queridos oyentes.

3 ideas:

Miss Missing dijo...

Gracias por pasearte por el blog. ¿Cuál es la frecuencia en que emite radio Ingeniero? ¿IdeinTV se ha pasado a las ondas? Un beso.

Perovsquita dijo...

Jaj aja ajajajaja

Muchas gracias. Me he reido mucho.

Recuerdo alguna noche escuchando ese programa mientras trataba de resolver una pila de problemas de alguna asignatura de la carrera....

Saludos!!!

James Joyce dijo...

Escucho este programa cuando el insomnio me mantiene en vela por las noches. Y siempre sale algún personajillo curioso...