>

jueves, julio 20, 2006

¿Para qué tanta prisa?

El otro día encargué un material urgente a una empresa de Estados Unidos. Conseguí recibirlo en dos semanas. A continuación, el reparto del tiempo empleado, en orden cronológico:

- Recibir el pedido, cursarlo, localizar y embalar el material, enviarlo a la empresa de mensajería, transportarlo hasta París en avión, transportarlo hasta Madrid en avión: 1 día.

- Aduana española: una semana.

- Perdido en alguna parte del almacén de mi empresa: 4 días.

Y es que, al entrar en territorio patrio, el tiempo se modifica y alarga. Ríete tú de la teoría de la relatividad especial. Y da igual que se solicite el envío urgente, al llegar a España tiene que esperar turno. Y el hecho de que venga por mensajería urgente, no induce a pensar en tu empresa que el que lo ha solicitado lo necesite ya.

Y es que en España hay un tiempo que no se valora: el tiempo de los demás. Esa falta de respeto hacia el tiempo ajeno reduce la eficacia de las empresas, genera miles de horas fuera del trabajo resolviendo gestiones, y lastra en general nuestra productividad. No haría falta que trabajáramos más para aumentar la productividad de nuestras empresas, con que los trabajadores pudieran trabajar de tirón, sin interrupciones, ya ganaríamos mucho.

Hay una filosofía en el campo de la gestión de la producción industrial que se denomina JIT (Just In Time, justo a tiempo). En esta forma de concebir la producción, apenas se mantienen stocks de materiales en almacén, éstos deben llegar sólo cuando se van a usar en la fabricación. De esta forma, se reducen los gastos de almacenaje y el inmovilizado. Pues bien, en España, si se quiere aplicar esto, se encuentra uno que en realidad se cumple lo que yo llamo, de forma más simple, el JUST (Justo Una Semana Tarde):

Los materiales no llegan a tiempo, no están bien, o si han llegado la persona que sabe dónde están no está en la empresa (probablemente haciendo gestiones).

Y si a mano viene, alguien te soltará durante el proceso:

Pero hombre, ¿para qué tanta prisa?

2 ideas:

TERREMOTO_61 dijo...

Ainssss, corazòn, no te me hagas mala sangre, que eso es perjudicial para la salud, ya sabemos còmo van de ràpidas las cosas en España, y en julio y agosto ni te cuento......bueno y septiembre que luego hay que recuperar el ritmo, lo dicho, fuuuuuuuuu, fuuuuuuuuuuuuu, fuuuuuuuuuu (eso es relajaciòn tipo parto)y a tomarse las cosas con calma, que nos va a dar lo mismo nos cabreemos o no......
Besitos con calma y relajaos.

Vyrz dijo...

No te has parado a pensar que a lo peor (o lo mejor, nunca se sabe) puede no llegar nunca... JeJe