>

jueves, marzo 15, 2007

Alumbrado púbico y otras meteduras de pata

Me cuentan que en una de las avenidas que están arreglando en Zaragoza (ahora con lo de la Expo 2008, Zaragoza es obras por todas partes, parece la M30), se han equivocado al hacer el molde para las tapas de alcantarilla del alumbrado público y han aparecido de la siguiente guisa:

Alumbrado púbico en lugar de alumbrado público. Digo yo que será que la luz viene desde abajo, iluminando así las partes pudendas, aun debajo de la falda. Aunque esto ha sido así siempre, si la luz viene de arriba es luz cenital, si viene de abajo, luz genital.

Confundir la palabra público con púbico siempre ha sido blanco del choteo generalizado, pero no por ello ha dejado de ocurrir. Veamos por ejemplo cómo en la edición digital del diario El Mundo se escribe:

El mundo, 12/11/2001
...la Ley del Suelo, que prevé un procedimiento excepcional para la tramitación de proyectos de la Administración General del Estado por razones de «urgencia o excepcional interés púbico»...
O sea, que si hay encoñamiento en el caso (eso sí, ha de ser excepcional), se puede tramitar por urgencia.

Pero es que el diario El Mundo repite, pero esta vez con dinero púbico:

El mundo, 29/9/2000
...«es de dudosa legalidad que organizaciones privadas de afiliación voluntaria puedan participar en la gestión de un dinero púbico»...
Es decir, las ONGs no pueden dedicarse al negocio de la prostitución.

También sucede a veces, que uno piensa que ha habido un error, se chotea, y se da cuenta demasiado tarde de que sí lo había, pero por su parte.
Por ejemplo, lees el nombre que ha escrito alguien y le dices a un compañero riéndote:
-Qué gracia, este tío se ha equivocado y ha puesto Amando en lugar de Armando. Queda ridículo.
Y oyes una voz tras de tí que dice fríamente:
- Es que ese es mi nombre, Amando.
Y tú:
- No si en realidad es bonito...

A mí me pasó también que en mi primer viaje a Cataluña, ví una peluquería para perros y en el cartel decía: Perruquería. Estuve riéndome un buen rato del chiste malo, hasta que se lo comenté a alguien y éste entonces, partiéndose de risa a mi costa, me explicó que todas las peluquerías en catalán, sean de perros, caballeros, señoras o niños, se llaman perruquerías.

4 ideas:

Comentario triste dijo...

Hola, soy un comentario y me siento solito. Antes tenía otros comentarios con los que jugar, pero como ahora nadie se para a escribir nada...

El Cuidador del Zoo dijo...

Muy bueno, saludos! estan invitados a mi blog.

oktomanota dijo...

no esta nada mal eso de publico por pubico haber si los zargozista piden ratificacion a la real academia

Miss Missing dijo...

Muy bueno, jaja. Ahora no paro de mirar si por Madrid también hay de esas de alumbrado púbico. Que digo yo que éstas deben alumbrar más bien poco, ¿no?

Besos.