>

lunes, agosto 07, 2006

Cómo está el mercado laboral

En mi empresa hay 5 Antonios y es tarea imposible llamar a uno y que no te contesten los demás. Esto me hace pensar en un sketch a lo Monty Python. Ahí va, dedicado a los Antonios:

Llaman a la puerta.
- Adelante, entre.
- Buenos dias, venía por el puesto de trabajo que anuncian en el periódico.
- Siéntese, siéntese. ¿Me da su currículum, por favor? A ver... tres master, cuatro idiomas, diez años de experiencia, muy bien, muy bien. Yo creo que el puesto le va como anillo al dedo. Un momento.... imposible. Lo siento, no puedo darle el trabajo.
- Pero, ¿por qué?
- Es que se llama Antonio. Y ya tenemos dos Antonios en nómina. Compréndalo sería un lío. No es operativo.
- Pero, ¿me va a dejar fuera por eso?
- Que más quisiera yo, que darle el trabajo, pero la empresa tiene normas muy estrictas al respecto.
- Pero, por favor, necesito el trabajo...
- Hombre, tal vez podría hacer una excepción. Le cambiamos el nombre y ya está. Tengo libres.... Casimiro y Ernesto, por ejemplo.
- Me quedo con Ernesto.
- Estupendo, Ernesto. A ver, usted ¿qué coche tiene?
- Un C5.
- Imposible, tendrá que cambiarlo. Ya hay dos C5 en la empresa. Si no, menudo lío en el parking. Puede traer, por ejemplo, un Avensis.
- Está bien, me quedo con el Avensis. Todo sea por el trabajo.
- Y usted, ¿está casado? No lo dice en el currículum.
- Casado y con tres hijos.
- Pues va a ser imposible, casados y con tres hijos ya tenemos tres, y el director está que se sube por las paredes.
- Pero, esto es increíble...
- Que más quisiera yo, que darle el trabajo, pero la empresa tiene normas muy estrictas al respecto.
- Lo de mi mujer, vale, pero es que a los niños les tengo cariño.
- Bueno, por ser usted, aún podría colar un divorciado con tres hijos. Pero me tendrá que traer los papeles del divorcio antes de hacer el contrato.
- Está bien, de acuerdo.
- Hay que tonto, me tendrá que disculpar. Le he estado haciendo perder el tiempo. Me es imposible darle el trabajo.
- Pero, ahora, ¿qué pasa?
- Es el cupo femenino. Tengo que contratar al menos a un 40% de mujeres, y ya voy muy escaso.
- Pero ahora no me puede hacer esto...
- Que más quisiera yo, que darle el trabajo, pero la empresa tiene normas muy estrictas al respecto.
- ¿Y si vengo vestido de mujer?
- ¿Y si viene una inspección?, comprenda que la empresa se la jugaría, son muy estrictos al respecto.
- Entonces, ¿qué puedo hacer?
- Hombre, si fuera con operación... entonces sí podría.
- Pero, ¿cómo me voy a operar para convertirme en mujer para conseguir un trabajo?
- Pues sí que van sobrados ahora. Una cosita que pide el puesto de trabajo y ya se echan atrás. Nada, nada, el siguiente.
- Está bien, lo haré. Pero no hemos hablado nada de las condiciones del puesto.
- Usted cumple con estas cositas que le faltan para optar al puesto, y ya hablaremos luego de las condiciones, no se preocupe. Venga, nos llama en cuanto tenga el coche, los papeles del divorcio y termine el postoperatorio. Hasta luego, Ernestina, nos encantará contar con usted. ¡Siguiente!

3 ideas:

TERREMOTO dijo...

Si ya lo digo yo que està mu malamente, yo todos los dìas le tengo que echar en vez de ovarios huevos........pero vamos que no pasa nà, mientras haya curro..... ;D
Besitos currantes

Viuda de Tantamount dijo...

Lo triste, es que es real....

Conozco de primera mano una selección de personal dónde la premisa básica del perfil es qué tenga un padre conocido.

Pasmaté¡¡

Además, piden una licenciatura, y un master, sin mas precisiones.

Creo que puntuan incluso los de CCC.

Anónimo dijo...

A mí lo que me jode y lo único que es real de esta entrada, es lo de la cuota esa femenina, tiene cojones!

¿Es que las mujeres no son suficientemente buenas como para competir en igualdad de condiciones con los hombres?

En mi empresa han entrado dos nuevas, una competente y simpaticona pero la otra.... la otra es eso, para llenar el cupo.